Quantcast
Channel: Libros y Letras
Viewing all articles
Browse latest Browse all 14560

Una poesía ecológica

0
0
Izacyl Guimarães F., poeta y ensayista, presidiente Unión Nacional de Escritores de Brasil

Traducción de Andrés Alarcón, antropólogo.

Desde siempre Lilia Gutiérrez Riveros escribe una poesía plenamente consciente de lo humano, no sólo al hablar de la vida, del puro y sencillo acto de respirar, de vivir. No solo hace esto en su premiado poema “Planeta de bolsillo”, es la actitud general que caracteriza su producción escrita más reciente, en este siglo. Y ella lo hace de forma discreta, segura y directa.

No sería exagerado decir, o incluso repetir, que la mejor poesía de cualquier época, escrita en cualquier lengua, es aquella que registra la convicción de saber que es competencia del poeta el ser la consciencia de la raza. 

Aunque es reciente, el concepto de que cabe al hombre preservar su entorno y ser la consciencia personal y del planeta, siempre fue del arte en general, y de la poesía en particular, la noción de que, como “antena de la especie”, es responsabilidad de los artistas la muy especial tarea de alertar a sus semejantes sobre la misión de registrar y promover esa lucha por la preservación de la condición humana.

En el bolsillo, en el corazón, en la escritura, esa convicción es la propia marca de la especie, su necesidad de preservar en la memoria la presencia terrestre y el trabajo humano. Y Lilia asegura la riqueza de imágenes y economía de palabras. 

No siempre fue así. Sus primeros libros mostraban in rumor y cierta prisa por decir lo que sentía. Mas ha ganado en su forma de ver el mundo, ha conquistado en modo y contenido el propósito de mostrar en poesía su obra ejemplar. 

En el poema “Escenario de vuelos” confiesa: “la eternidad me mira”. Consciente de ello, buscará la “perfección del vocablo” y buscará en “el pulso de la palabra” y en la “concentración del pensamiento” su forma, personal, de nombrar el mundo

En una creciente economía de palabras y de construcción de la imagen encontramos “alegría en braille”, o en un “pentagrama de canarios”, o que “las manos son sabiduría/ cuando juntan el sueño y la vigilia”. Es decir, cuando ellas juntan talento y oficio.

En el hermoso poema dedicado a su padre “in memoriam”, titulado “El júbilo de haber vivido” dice “mi padre/ marcaba los días con disciplina/ de bosque y de golondrinas”. Y es a partir de esa mezcla de disciplina y de libertad que se debe hacer poesía, pesamos ella y yo. 

La seguridad de esta poética personal aparece con regularidad creciente a lo largo de la obra. Un epígrafe del libro “Sinfonía del Orbe” nos advierte que “Una chispa de luz enlaza la mirada y los vocablos”. Citará un “anónimo” en un epígrafe que reza “Me detengo y pruebo mis palabras/ antes de permitirles que pasen a mis labios”. Verdadera lección de poesía que es, y será siempre, la tarea necesaria de conjugar inspiración y oficio.

A lo largo de su obra revelará “el alma de las cosas”…, y sin “adjetivar nada”, “caminar es placer de dioses y mortales”. Sustantiva y clara, su poesía gana precisión y madurez. 

En el poema “Diosa del Orbe” dirá, con esa consciencia ecológica tan suya: “Tierra – Madre vientre de la vida – Diosa del Orbe/ de ti nazco, a ti me entrego renovada”. Quiero creer que esto viene de su creciente consciencia ecológica; no solo de la preocupación con el planeta, sino también por la mencionada transparencia sustantiva de su poesía, tan claramente expresada en su premiado poema “Planeta de bolsillo”. 

Siempre que me encuentro con una obra como la de Lilia, donde se nota la esmerada economía de palabras en la construcción de la imagen, me acuerdo de la célebre boutade de Mallarmé cuando le dijo a Dégas que no era con ideas sino con palabras que se escribe poesía. Y lo que su poesía revela es la madurez de su escritura que dejó de lado ciertas expresiones complejas de ideas, desistiendo de adjetivaciones innecesarias. De esta forma sus ideas se tornaron capaces de expresar, con rigor y belleza, un mundo “sin residuos”… “sin prisa y sin horarios”, con “el corazón crepitando al borde de la noche.” O sea, entre más clara, más precisa.

Viewing all articles
Browse latest Browse all 14560