Quantcast
Channel: Libros y Letras
Viewing all articles
Browse latest Browse all 14556

Cómo una profesora logró que un personaje negro se uniera a Snoopy

0
0
Tomado de Bíobío/ Santiago. La muerte del activista negro Martin Luther King Jr. conmovió al mundo y dejó entrever el velo de latente discriminación que mantenía a todo un país recargado con una dosis de educación blanca y desinformada. El 4 de abril de 1968, King recibía un disparo que causó su deceso y cuya bala habría sido percutida a manos de un francotirador que aprovechó cuando el político intentaba mediar una huelga de recolectores de basura en Memphis, Tennessee.

Al poco tiempo, una profesora de EUA, Harriet Glickman, le escribió al creador de la historieta Peanuts (donde aparece el famoso perrito Snoopy), Charles Schulz, recalcando la falta de integración.

Por esos días Snoopy, Charlie Brown y sus amigos ya eran unos de los personajes más famosos de Estados Unidos, y al mismo tiempo quienes aparecían allí eran blancos. El país enfrentaba una clara crisis igualitaria: personas morían o eran excluidas de escuelas, por el simple hecho de tener un color de piel distinto. Además ni siquiera se les permitía realizar acciones simples como salir a comprar o hablar con personas blancas en la calle.

La profesora creía que la tira podría hacer una diferencia, confiaba en que al ser vista por millones de niños se les otorgaría una visión más amplia de lo que ocurría en el crudo momento de Norteamérica.

Gracias a su carta, la llegada de Franklin a la historieta fue un hecho. Este último fue el primer personaje negro en el cómic. Sin embargo, no fue tan sencillo. Ella y Schulz conversaron a través de la correspondencia durante tres meses para llegar a un acuerdo. Las cartas hoy se encuentran en el museo Charles M. Schulz, en Santa Rosa, California.


Viewing all articles
Browse latest Browse all 14556