Quantcast
Channel: Libros y Letras
Viewing all articles
Browse latest Browse all 14586

La FIFA y la masa

0
0
Por: Germán Borda, especial para Libros y Letras

No se precisa ser un egiptólogo, un avezado investigador, un profundo filósofo, para observar el papel de la masa en la historia. Pero sí para hacerlo con la maestría, el estilo, la claridad, de don José Ortega y Gasset, en su formidable ensayo; La rebelión de las Masas. Señala el maestro las aristas, los peligros, de su comportamiento, en las más de las veces, manipulable y riesgoso. 

La masa ha sido socia y compinche de escenas terroríficas del acontecer humano. Lo mismo vitorea delirante a César como a Nerón. Descorramos el velo del devenir del tiempo y la encontramos impulsando las acciones terribles de Napoleón. Va a pagar el precio con la muerte congelada de Rusia. Esa masa reaparece para volverse frenética y paranoica, con Hitler y Mussolini, con menos eco en el General Franco. Arrastran al ser humano a la mayor tragedia que se recuerde y que se espera jamás repetir. La masa adquiere cierto carácter de brutalidad conjunta, su conciencia parece disolverse y pierde la capacidad de razonar. Avanza, como borregos, al despeñadero. 

También, pero muy ocasionalmente, se une para festejar bondades. El siglo XX abre sendas inusitadas, por ejemplo, la música clásica deja de ser propiedad de la elite y se expande a la masa. También los libros, el teatro, la danza. Hasta ese momento había permanecido aislada, nos encontramos ante el fenómeno de la masificación. Los vasos comunicantes se extienden a los países, dejan de centrarse en un solo medio. 

La balonización del mundo es patente. Se fue extendiendo coma agua por la arena, tal cual tentáculos inmensos de tarántulas. Privilegio inicial de Europa y Sur América, lograron que los chinos, los japoneses, los asiáticos, los norteamericanos, los rusos, y muchos más ingresaran en las filas de esas masas, tanto que nadie parece escaparse. Cada cuatro años, con el mundial, todos se unen en un mismo rasero, el papa, la Merckel, Rajoy, Putin y los porteros de los edificios y los operarios del campo. Se vibra con un gol, se han producido guerras y catástrofes en los estadios por un penalti. Los psicólogos podrían decir que el balón representa el planeta, y en la subconsciencia colectiva se vive su existencia. O que las porterías son el receptáculo sexual, acto que se cumple con el gol. 

Lo que si es cierto, y quizás patético, es que si se le pregunta a un africano corriente, y eso es extrapolable a todo el planeta, quién es Beethoven, lo ignore. Pero todos saben la estatura, el peso. La edad de Messi. De Ronaldo. De James

¿Un termómetro del número de neuronas en uso de nuestra sociedad? Seguro no muy positivo, pero por lo menos catastrófico y mortífero que el actuar de las masas en otras direcciones. Un milagro creado por la FIFA, entidad bastante cuestionable y que ha estado bajo análisis y sospechas.

Viewing all articles
Browse latest Browse all 14586

Latest Images

Trending Articles





Latest Images