Quantcast
Channel: Libros y Letras
Viewing all articles
Browse latest Browse all 14559

Entrevista, Fernando Maldonado,

0
0

Fernando Maldonado,
pintor colombiano, habla de su experiencia 


Pintar no es un acto impulsado por la moda o la historia y sus ficciones 

Por: Fernando Guinard, especial para Libros y Letras

Hablar con el pintor Fernando Maldonado produce un verdadero placer. Habla pausada y tranquilamente, sin ningún tipo de prisa, como si estuviera frente al lienzo y sus pinceles; piensa las respuestas, no tiene prisa para nada. Habla de la pintura como su gran enamorada, su cómplice, su compañera. 

- ¿Por qué es pintor? 
- Porque es una forma de creación individual muy sensible y sofisticada pese a lo que digan y hagan los mismos pintores. 

- Pero pintar en el siglo XX, ¿no es anacrónico? 
- Precisamente se trata de hacer algo tan personal que casi nadie esté trabajando en algo así ahora. Es un acto de soledad suprema y como consecuencia es un acto de un cierto tipo de dignidad frente a la constante corriente de superficialidad y esnobismo del arte hipermoderno. Pintar no es un acto impulsado por la moda o la historia y sus ficciones. 

- Pero ¿cómo apartarse de esa corriente de la historia occidental? ¿Cómo no estar en lo hipermoderno? 
- Entendiendo la historia como lo que realmente es: una versión del mundo y sus eventos casi tan ficticia como la literatura fantástica. 

- ¿No es posible ser objetivos al relatar las acciones de los hombres y sus circunstancias? 
- No creo que existan visiones objetivas de las acciones humanas. Sólo hay “versiones” lo cual cambia por completo nuestra visión de estos relatos y meta-relatos. No puedo evitar recordar la afirmación de Borges acerca de lo que son los libros de revelación de las religiones más importantes del mundo: “Son un subgénero de la literatura fantástica”. Toda historia termina siendo algo así. Todos en el corto plazo de nuestras propias vidas, vamos mimetizando el recuerdo de nuestras vivencias y al final ni nosotros mismos podemos afirmar que lo que contamos una y otra vez, fue real o fue como lo contamos. La historia del arte y sus verdades cae perfectamente en el mismo agujero negro del espacio-tiempo. 

- ¿Se debe repetir lo que otros hicieron en el arte y en todas las actividades humanas, como en un eterno retorno? 
- El error parte de imaginar la parábola del eterno retorno como si se tratara de repetir los actos de la vida. Nunca repetimos algo aún si creemos estarlo haciendo. El eterno retorno es una espiral tridimensional de modo que “pasaremos por lo mismo” pero en un lugar del tiempo muy distinto. Pintar es algo como eso. Yo no puedo ni tengo porqué negarme la pintura, porque Picasso o cualquier otro ya pintó retratos, o cuerpos o paisajes. Sólo yo puedo pintar como Maldonado. Esa imposibilidad ontológica es lo que los historiadores obvian imaginando al género humano como un solo cuerpo. Otra vez Borges: “Eso que llamas la masa humana no es más que una utopía. Sólo hay individuos”. 

- La literatura siempre asoma en sus obras y sus textos. 
- Por supuesto. Todo es lenguaje. Somos lenguaje. Nada que imaginemos, pensemos y materialicemos escapa a las palabras. Construimos el mundo con nuestro monólogo interior. 

- ¿Espera algo así como una consagración? 
- Es tentador buscar espejismos como ese. Recordemos la frase en latín del emperador Severo: Omnia fui nihil expedit. Traduce algo así como: “Lo fui todo, nada vale la pena”. Tiene su encanto y contundencia pero aunque lo parezca, no es nihilismo. Este si es debilitante y es la verdadera enfermedad del mundo moderno. Yo diría más bien, que lo que vale es actuar hasta que se nos agote el tiempo. Por lo demás todo da igual. Lo que hace la diferencia es saberlo lo más temprano posible. No para sentarse a esperar, sino para actuar con total control.

Viewing all articles
Browse latest Browse all 14559