Quantcast
Channel: Libros y Letras
Viewing all articles
Browse latest Browse all 14561

Tú, la rosa, una novela dedicada a todas las mujeres

0
0


Nacido en la tierra de Mario Vargas Llosa, César Vallejo y Ricardo Palma; LUFER MUSAL, luego de cumplir su exitosa carrera en la Industria Farmacéutica Internacional donde llegó a ocupar la Vice Presidencia Estratégica para América Latina en una empresa francesa ubicada entre las líderes mundiales de esta actividad; cambió su enfoque para entrar en el campo de las letras donde, desde su escuela primaria en Lima, en medio de las ilusiones infantiles dio sus primeros pasos escribiendo en el Periódico Mural Escolar.

Mientras trabajaba arduamente en su actividad profesional, nunca dejó de pensar en sus quimeras. Colaboró en el boletín interno editado donde laboraba en el Perú y más tarde en la revista empresarial que creó en Bogotá. Quienes lo conocen y los que han trabajado con él saben de su temperamento: Pensar y hacer. Así lo enunció en su propio lema con el que guiaba a sus colaboradores durante su trayectoria profesional: “Lo difícil es querer, hacerlo es fácil” y el himno que institucionalizó: “Vamos a Ganar”, doctrinas que para él nunca fueron teóricas sino de la práctica diaria que lo llevó a sus éxitos empresariales en Lima, Quito, Bogotá y París. 

Él es un soñador y esa personalidad especial lo impulsó en sus retos visualizando el desarrollo corporativo en ese mundo competido en el que se movió durante 42 años, luego de los cuales, al jubilarse, la Vicepresidencia corporativa a quien reportaba en los Estados Unidos de Norteamérica, definió su trayectoria laboral en Latinoamérica, como la “Era Muñoz”, apellido paterno de LUFER MUSAL, su “nom de plume” utilizado desde que comenzó la segunda etapa profesional de su vida. 

Su primera obra para incursionar en esta etapa fue Lucha de Ambiciones, de la cual Richard Morgan Stewart, un norteamericano querido en el ambiente bogotano, comentó: “Como las líneas de Nazca que no se aprecian de cerca, detrás de la sencillez de esta obra de LUFER MUSAL se vislumbra una moraleja de gran profundidad. Como en Macchu Picchu donde su acústica etérea es la de mayor resonancia, esta novela es una suave comunicación con un fuerte mensaje.”

Si bien es cierto que las inclinaciones de niño son parte del destino casi trazado de las personas por las energías recibidas al nacer, pueden ser modificadas por cada uno con su libre albedrío. 



Con el temperamento tenaz de LUFER MUSAL, él nunca creyó que era tarde para cristalizar sus ansias de escribir; además, tenía una meta clavada en el subconsciente porque que cada día que transcurría era uno menos para su madre a quien deseaba, por la ejemplar conducta de sacrificios que cumplió para criarlos, rendirle homenaje escribiendo un libro dedicado a ella y sobre todo que lo leyera antes de que el paso inevitable de todos se la llevara. 

Era una de sus metas, y la cumplió. 

De esa férrea voluntad nació: Tú, la rosa, novela que al ser terminada se la dedicó no sólo a su madre, sino a la madre de sus hijos y a todas las madres del mundo como mensaje de honor a todas las mujeres, que desde su nacimiento llevan implícita la sublime misión, no sólo de ser madres, sino de llevar adelante a una familia por ser ellas la base de la sociedad. 

No hay que olvidar el pensamiento: “Quien educa a una mujer, educa una familia.”  

LUFER MUSAL trabaja en su próximo libro y difunde su obra a través de la página web lufermusal.com  



Viewing all articles
Browse latest Browse all 14561