Quantcast
Channel: Libros y Letras
Viewing all articles
Browse latest Browse all 14558

Los errantes 

0
0

Se dice, 

que al terminar un ciclo o al empezar otro,

somos otros, somos otras. Pero,

¿Qué hace que palpemos las cosas de otra forma, que tengamos el sentir de otro rostro? ¿Qué hace que la lluvia deje de ser lluvia o el viento ya no sea viento?

La ilusión de dejar atrás al salvaje que escondemos revestido de abalorio –al homínido erguido en dos patas que intentamos olvidar– se diluye ante los campos de concentración, el gulag o las cámaras de gas; ante el tirano, el misógino, el verdugo (Stalin, Mao, Videla, Pinochet, Ortega, Maduro); ante la guerra, la trata de personas, la barbarie (los estados paralelos de las mafias organizadas, las redes de secuestro o prostitución, el blanqueo de capitales o la evasión), dejando en evidencia que el primate que huía hasta la cresta del árbol, sólo transfigura sus apetitos y miedos, su egoísmo, sus querencias, sus prejuicios, su incapacidad ante lo imponderable, ante lo plural y lo diverso.


Los errantes, por Álvaro Mata Guillé
Los errantes, por Álvaro Mata Guillé

Nos mueve el hambre, la sed, el excremento, el sueño, el dolor, la incertidumbre, el deseo: los símbolos y lenguajes nacen ahí: 

la exclusión, lo próximo, la gula, lo indiferente. Por una parte, aspiramos a convivir con lo próximo; por la otra, saqueamos el planeta hasta destruirlo (el cambio climático como consecuencia y ejemplo de ello), es decir: hasta destruirnos. 

La decadencia contemporánea, el declive de lo democrático, ilustran el renacer, la permanencia constante del depredador: 

el homínido que al subir a la cresta del árbol, mira sin mirar la necesidad del otro-otra, sólo se mira y totaliza sometiendo las cosas –el entorno, el acontecer-al otro-otra– a su apetito, a su miedo, a su conveniencia. 

Recordemos: 

“Cuando los fines –los intereses, los propósitos– prevalecen”, escribe Gabriel Zaid, “podemos convertirnos en sanguinarios, en corruptos, en estúpidos”. Cuando ignoramos el dolor –el nuestro, el del otro-otra, su piel, nuestra piel–, la sociedad perece, pues perece la valoración y la proximidad con lo humano, pues nos hemos convertido en piedras. 

(Los errantes. Título del libro de Olga Tokarczuk)

The post Los errantes  first appeared on Libros y Letras.


Viewing all articles
Browse latest Browse all 14558

Latest Images

Trending Articles





Latest Images