Quantcast
Channel: Libros y Letras
Viewing all articles
Browse latest Browse all 14557

Pieza del mes. Conmemoración de los 200 años del final del sitio de Cartagena

0
0
Bogotá. Con motivo de la conmemoración de los 200 años del final del sitio de Cartagena y de la derrota de los patriotas por parte de Pablo Morillo, la Biblioteca Nacional de Colombia dedica la Pieza del Mes de diciembre a una serie de documentos bibliográficos y cartográficos relacionados con este acontecimiento capital en la historia de la Nueva Granada. Anthony Picón y Sebastián Díaz, del Proyecto Mapoteca Digital, presentan estos documentos en su contexto.

Hace 200 años, el 6 de diciembre de 1815, caía Cartagena tras 105 días de asedio marítimo y terrestre por parte del Ejército Expedicionario de América al mando del General español Pablo Morillo. Conocedor de la geografía detallada de la región, poco antes cartografiada minuciosamente por la expedición del Atlas de la América Septentrional —más conocida en el caribe colombiano como expedición Fidalgo—, y conocedor de las defensas de la ciudad amurallada, Morillo decidió rendir a la ciudad-fortaleza mediante un fiero bloqueo, impidiendo el ingreso de abastecimientos a Cartagena para lograr su rendición por inanición (ver mapa Quarta hoja que comprehende las costas de la Provincia de Cartagena, Golfo del Darien y Provincia de Porto Velo, con el Golfo de Panamá y Archipielago de las Perlas). Los patriotas rebeldes intentaron múltiples veces romper el asedio, pero fue inútil, la ciudad se moría de hambre y sucumbió. En consecuencia Cartagena, la Heroica como la llamó Bolivar con remordimiento, perdió un tercio de sus 18000 habitantes, en su mayoría enfermos de inanición, otros muertos en combate y algunos que se expatriaron antes que someterse de nuevo al Rey. Tal y como resalta Rodolfo Segovia investigador especialista en la historia de la toma, Morillo entró en una ciudad desolada, con muertos insepultos y vivos cadavéricos. La recuperación demográfica y económica de Cartagena demoró más de un siglo.

Pero el episodio tuvo muchas otras consecuencias, entre ellas, el anuncio de la inminente reconquista española del antiguo Virreinato, que restauraría el poder monárquico español en América, tal y como habían definido las potencias europeas victoriosas de las Guerras Napoleónicas en el Congreso de Viena y en los tratados de París (1814-1815) (ver mapa Viceroyalty of New Granada and Government of Caracas).

Las noticias sobre la derrota de Cartagena llenaron de incertidumbre a la población neogranadina, pese a —o como consecuencia de— las órdenes de indulto, llenas de excepciones, que a nombre del Rey profirieron los vencedores de Cartagena a los rebeldes (ver la órden de Indulto por Francisco de Montalvo y Ambulodi).

Ante esta situación, varias poblaciones de la Nueva Granada se apresuraron a expresar su simpatía por la restauración monárquica, pronunciándose a favor de la causa realista, muchas veces con odas y poemas en las que invocaban la justicia y la clemencia de los pacificadores. Al respecto ver, por ejemplo, el panfleto “Al recibirse la noticia de la entrada gloriosa en Cartagena del Excmo Sr. D. Pablo Morillo, recorría un habitante de la Provincia de Antioquia los principales sucesos de la revolución del Nuevo Reyno de Granada compilándolos sucintamente en las siguientes octavas que dedica ahora al mismo Excmo Señor”, del cual transcribimos, en ortografía original, los siguientes párrafos:

[…] 
Despues que en Santafé la necia gente,
Atropelló al virey y á los oidores,
Queriendo vana y orgullosamente
Arrogarse del trono los honores,
Y que toda provincia reverente
Le rindiese obediencia con loores,
Porque creyeron ya la España muerta
Y su traycion segura y encubierta:
[…] 
El augusto Fernando á quien las voces
De sus tristes vasallos perseguidos
Penetraban agudas y veloces
Afable les prestó gratos oídos,
Y olvidando los crímenes atroces
Contra su Majestad ya cometidos
Manda una esquadra brava y suficiente
A sosegar la americana gente.
El Mando de estos nobles campeones
Al cargo de Morillo fue confiado
Del gran Morillo en dos-mil facciones
Tiene ya su valor acreditado:
Parte de Cadiz, vence dilaciones,
Y habiendo á Margarita sujetado
Apenas se presenta por delante
Rindiendo á Cartagena entra triunfante.
[…] 
Y entretanto Señor que te adelantas
Pacificando el Reyno todo entero,
Recibe este tributo que á tus plantas
Ofrece humilde un animo sincero:
A mis faltas perdona aunque son tantas,
Mírame compasivo, no severo
Y experimenten todos tus bondades
Y del Monarca augusto las piedades.

Otro ejemplo similar interesante lo constituye el “Epigrama al Excelentísimo Señor Don Pablo Morillo”.

La Biblioteca Nacional de Colombia conserva estas y otras valiosísimas piezas impresas de la época, como el “Himno a la Victoria de Cartagena”, de M.de Zegueira, reimpreso en Cartagena en 1816, y cuya letra rezaba:

Celebrémos con festivos cantos
Al indiano ó valiente español,
Que ha sabido triunfar con prudencia
Del que ha sido vasallo traydor.
[…] 
Mientras mas resistencia mas muerte
Vomitaba tronando el cañon,
Y MORILLO, MONTALVO y ENRILE.
Por dó quier inspiraban terror:
Todo el áyre en veneno se inunda,
Todo es muerte, miseria y dolor;
Cartagena al peligro sucumbe
Y afligida rindió el pabellon.
Sobre el carro de Marte el caudillo,
Mas clemente que cruel triunfador,
De laureles las sienes ceñidas
La infestada Ciudad ocupó:
"Perdonad, perdonad al vencido,
"Exclamaba, por que el vencedor
"Nunca, nunca es mas grande que quando
"Al contrario en la lid perdonó.”
Elaborado por Anthony Picón y Sebastián Díaz
Proyecto Mapoteca Digital

Grupo de Colecciones - Equipo de Proyectos Digitales

Viewing all articles
Browse latest Browse all 14557