Quantcast
Channel: Libros y Letras
Viewing all articles
Browse latest Browse all 14558

Carla Guelfenbein, escritora: "Conmigo ha habido un montón de prejuicios; no es que yo haya vivido en cuna de oro"

0
0
Tomado de La Tercera / Chile.

La autora acaba de firmar con la Agencia Literaria de Andrew Wylie, la más poderosa del mundo. La misma que representa a Philip Roth y Roberto Bolaño

“De repente se alinean las estrellas”, dice Carla Guelfenbein (1959), y sonríe. Es una soleada mañana de noviembre. Sentada en un café de la Plaza Las Lilas, con buzo y zapatillas de running, la escritora explica de qué manera se ordenaron los astros para ella. En marzo recibió el Premio Alfaguara por su novela Contigo en la distancia y luego comenzó a buscar nuevo agente literario. Quería -quiere- más presencia en el mercado en inglés. “En agosto yo empecé a buscar y parar las antenas. En septiembre, Andrew Wylie -el agente literario más poderoso del mundo- abrió oficina para Hispanoamérica. Y yo soy la primera fichada, ¡la primera!”, subraya.

Con oficinas en Londres y Manhattan, la Agencia de Andrew Wylie representa a más de 700 autores, entre ellos Martin Amis, Philip Roth, Salman Rushdie y la última sensación de la narrativa nórdica, K. O. Knausgard. También a gigantes como Vladimir Nabokov, Italo Calvino y Arthur Miller. Carla Guelfenbein se une a un catálogo donde sólo hay un autor chileno, Roberto Bolaño.

“Claro que estoy orgullosa”, dice. La propuesta de la agencia de Wylie coincide con su deseo de tener más traducciones de sus libros. “Yo viví 10 años en Londres, fui a un colegio francés, tengo una conexión emocional muy fuerte con Europa. Y también tiene que ver con una sensación de desarraigo que descubrí al escribir Contigo en la distancia. Mi familia huyó de Ucrania por ser judíos, y mis padres huyen de vuelta porque eran de izquierda. Yo soy chilena pero casi circunstancialmente. Tengo una sensación casi existencial de pertenecer a un mundo más amplio”. 

Así, cuenta, terminó su contrato con la oficina del argentino Guillermo Schavelzon. “Le dije a Willy ‘me quiero ir’. Schavelzon es muy fuerte en el mundo hispánico, pero no es tan eficiente en traducciones. Por ejemplo, Pablo Simonetti casi no tiene traducciones; en general, los chilenos que están con él tienen muy pocas. Yo tengo 15 traducciones, y tengo que aspirar alto; si no, sería un fracaso”.

Firmó con su nueva agencia en octubre y de inmediato le ofrecieron llevar su último libro a la Feria de Frankfurt. “Faltaban dos semanas para Frankfurt y me dicen: ‘Necesitamos una traducción en inglés de tres capítulos y una sinopsis de 10 páginas de la novela completa, también en inglés; si no, no podemos’. Yo, olvídate, me volví loca”. La sinopsis la hizo ella misma y la traducción de los capítulos, Neal Davidson. El esfuerzo valió la pena, dice: “12 editoriales se interesaron”.

¿El Premio Alfaguara influyó en el interés de la agencia?

Sí, muchísimo, porque es un premio importante, aunque en Chile crean cualquier cosa.

Hay muchas sospechas sobre el premio y su transparencia...

Sí sé que hay sospechas, pero al haber visto el proceso, me doy cuenta de que es imposible que sea arreglado. Primero, lo mandé yo, no mi agente. El jurado son cinco personas y el único público es el presidente, que era Javier Cercas. El no sabe quiénes son los demás y los demás tampoco, hasta el día que se encuentran a debatir. ¿Cómo a último minuto les van a decir esta es la ganadora? ¡Imposible! Hablé con Javier y él me dijo: ‘A ver, Carla, ¿cuánto crees que costaría yo?’ ¿Cuánto costaría Javier Cercas, un tipo intachable, que escribe un libro sobre un impostor? ¿Cuánto costaría Héctor Abad (también jurado), que es un luchador social al mil por ciento en contra de la corrupción? ¿Cuánto cuesta comprar a un hueón así? Ah, claro, van a decir, ponen la novela de la Carla y seis finalistas malas; pero no pueden hacer eso, porque el jurado se da cuenta. Yo te digo, las otras finalistas eran a toda raja, y la mía fue la que tuvo más coincidencias. Fue unánime.

¿Una novela con ese premio está más expuesta a la crítica?

Absolutamente. Yo nunca he esperado mucho de la crítica, no me han tratado muy bien aquí, nunca, pero la crítica tiene una gravitación tan pequeña. 

¿Le ha ido mejor en otros países?

Hay un crítico español súper importante, Vila San Juan, que me hizo una crítica increíble de Nadar desnudas; pero esta no la trató tan bien, por el premio creo yo. Pero no tiene ninguna importancia. Mira: Contigo lleva 4 meses en los más vendidos en México, ¡en México!

¿Cómo se lo explica’

Les gustó la novela. Es un boca a boca. El premio ayuda, pero no te asegura el éxito

¿Sabe a qué destinará el premio?

Quiero comprarme un departamento, porque yo no tengo isapre ni sueldo fijo. Tengo un taller literario, y si lo hago gano y si no, no; no tengo ninguna seguridad. Todo el mundo me dice ‘estai millonaria’, pero yo digo cualquiera es más millonario. Si piensas, 180 mil dólares, el agente recibe 15 %, el impuesto 10 %. Al final, quedan como 90 millones. Si divides en cuatro años, es un millón 700 mil al mes. Y tengo dos hijos que mantengo y van a la universidad. No me hice millonaria.

Las críticas que se le hacen suelen apuntar al mundo de clase alta que retrata.

Sí, y es tan ridículo. ¿Henry James escribió alguna vez de obreros? ¿Proust, McEwan, Coetzee? Esas críticas me encantan porque reflejan los prejuicios de quien critica. Commigo ha habido un montón de prejuicios. Mi historia no es una historia común: mi familia lo pasó mal, mi mamá se murió cuando yo tenía 17, no es que yo haya vivido en una cuna de oro. Me acuerdo de una crítica, Los ricos también lloran, que me encanta. Al principio me dolía, caí enferma, pero nunca nunca más. Todo lo que viene de ahí no tiene valor.

¿Ya tiene nueva novela?

Sí, se llama Crossover. Los protagonistas son jóvenes, pero trata temas duros; son cuatro chicos en una clínica siquiátrica y cada uno trae una historia. Toca temas límite sanidad e insanidad. Tiene su lado trágico, hay violencia, hay sexo. Es otra búsqueda, es diálogo, diálogo. Es un poco lo que hace Banville con Benjamin Black. Tiene otras aspiraciones. Puede ser un guatazo, pero es lo que quiero hacer.

Viewing all articles
Browse latest Browse all 14558




Latest Images