Quantcast
Channel: Libros y Letras
Viewing all articles
Browse latest Browse all 14559

“El laberinto”, de José Luis Díaz-Granados

0
0
Por: Julio Lamboglia García

Puede parecer extraño que diga que me sirvió el desplazamiento forzado que me hicieron de Barranquilla a Bogotá. Sí me sirvió, porque conocí a José Luis Díaz-Granados, este inmenso poeta a quien había leído, como deben leerlo todos a quienes les interese la literatura latinoamericana.

Porque José Luis no solo es poeta, es narrador, como lo demuestra en Los papeles de Dionisio y las crónicas escritas durante su exilio en Cuba en ese hermoso libro, La Habana soñada y vivida.

Asistimos esta tarde a la presentación del El laberinto, antología poética de 1968 a 2008. En este libro, José Luis se muestra como lo que es: un Poeta Mayor.

Poesía viva, inmensa, nostálgica en momentos. “Hoy he vuelto a ver a mi padre, 30 años después de haberlo acompañado a la estación del silencio”, poema del reencuentro.

Es un hombre Caribe como lo dice en “El otro lado de la estrella”…. Frente al mar imaginé cada uno de mis cinco o más sentidos.

Pero Bogotá lo acogió desde niño. “La vida, durante medio siglo, fue una calle de Palermo, en Bogotá la Andina, mi ciudad, con los espejismos del aguardiente néctar y el olor a yerbas de las putas de la 13”. (Poema "El hechicero").

Es José Luis un arquitecto, un alquimista de la palabra, le rinde culto es la esencia. “Ellas se nombran solas, se inventan en el sueño, habitan la obsesión y peregrinas danzan por las hojas en blanco donde descansan ávidas, esperando unos ojos que las vuelvan a la vida”. (Poema "Palabras").

Este libro hay que leerlo porque es poesía pura, sin artificios, es poesía que redime, porque la poesía es redentora.

El otro José Luis, es el comprometido, el militante, lo que lo llevó al exilio en Cuba y lo dice él mismo en su poema “Condiscípulos”. “Yo escogí el partido de la vida y a esa escogencia reverencio y canto”. En “Demonio del mediodía”, poema donde hablan varios personajes, uno de ellos, el observador, dice: “No has ganado ninguna de las guerras. No queda en pie ningún ideal tuyo”. Y contesta el poeta “Si el pueblo canta y habla por mi boca, estoy seguro que he ganado el mundo”. Y lo has logrado, José Luis, has ganado al mundo, porque el pueblo habla por tu boca.

Termino con un verso de “Proyecto de anti poema”: "Y no es más por Dios no es nada más". Y punto.

Julio Lamboglia García (San Onofre, Sucre, 1939). Poeta. Director de teatro en Cartagena, Sincelejo, Montería, Barranquilla y Bogotá. Profesor universitario de la Universidad del Atlántico. Miembro de la Corporación Colectivo de Artistas "Luis Vidales".

Viewing all articles
Browse latest Browse all 14559