Quantcast
Channel: Libros y Letras
Viewing all articles
Browse latest Browse all 14559

¿Qué comentarios recibía de la gente Orson Welles sobre "Ciudadano Kane"?

Previous Ir y venir
0
0
       No. 7229 Bogotá, Lunes 26 de Octubre del 2015


¿Qué comentarios recibía de la gente Orson Welles sobre "Ciudadano Kane"?

Tomado de La República / Perú. Mis almuerzos con Orson Welles es un libro fue publicado en su versión en inglés en 2013 por Metropolitan Books.  Anagrama lo tradujo y lo publicó en mayo de este año.

Cuenta Peter Biskind en “Mis almuerzos con Orson Welles” (Anagrama) que cuando Orson Welles terminó de producir “Ciudadano Kane”, una de las mejores películas de toda la historia del cine, algunos directores se negaron a proyectarla en sus salas. Incluso hubo comentarios que desdeñaban al filme. Una de las etiquetas que utilizaban en ese entonces era lo “complejo”. Que la película era muy difícil de entender.  Algo que no se ha perdido en el tiempo.

En un principio, la productora señaló que  “Ciudadano Kane” le había hecho perder ciento cincuenta mil dólares. Luego de ese triste momento, la película subió al podio de los clásicos, de aquellas películas que seguirás viendo toda tu vida.

Welles ganó un Oscar junto a Herman J. Mankiewicz en 1941. La originalidad del guion ha sido la punta de lanza que más han destacado los cineastas.

Luego de esta película, Welles no tuvo mucha fortuna con otras producciones, pero siguió siendo imprescindible como figura del cine. Empezó a rodar  “El cuarto mandamiento” en 1942. Cuando se desató la Segunda Guerra Mundial, Orson viajó a Brasil a pedido del presidente estadounidense Franklin Roosevelt.  La película no iba a tener su presencia, pero iba a ser concluida por Robert Wise.

Este libro, editado por Biskind, reúne las conversaciones entre Welles y Henry Jaglom, director de la recordada película “Sitting Ducks”. Todas ellas entre los años 1983 y 1985. Un libro valioso para conocer más a fondo a Welles en una intimidad amical, lejos de los proyectores y de esa presencia dura que él mostraba cuando estaba delante de una cámara.

En uno de los almuerzos que tuvo con Jaglom, Welles contó algo sobre lo que decía la gente luego de proyectar “Ciudadano Kane”.

“Después de Kane, cada vez que salía a pasear por Nueva York  la gente me gritaba: “¡Eh! ¿De qué demonios va esa película suya? ¿Qué quiere contar?”  No: “¿Qué es Rosebud?”, sino siempre: “¿Qué quiere contar?” Y así dos años. Tontos y antipáticos como Archie Bunker. Para ellos Kane era como una película de (Michelangelo) Antonioni. Demasiado compleja…”


Y quizás si uno compara “Ciudadano Kane” con “La dama de Shanghái”, con “El extraño”, con “Sombras del mal”, se seguirá buscando respuestas a las preguntas que le hacían a Welles. El frasco en el que vino Welles al cine ha sido más grande del que todos pensaban. Y este libro lo demuestra de principio a fin.


Viewing all articles
Browse latest Browse all 14559